Momentos cráter en el cine hollywoodense

Hace meses que dejé de hacer tops. Al principio colocaba la palabra “favoritos” como una forma de acto de honestidad y como una manera de reconocer mis limitaciones de conocimiento (TOP 10: Personajes vengadores favoritos y TOP 10: Momentos “cráter” de manga y anime favoritos). Pero noté que la palabra “favoritos” espantaba las visitas y hasta la fecha son de mis publicaciones menos visitadas en este blog… lo cual es comprensible, ya que lo de mis favoritos de seguro es un asunto importante solo para mí. La idea era ser sincero, pero aprendí a no exagerar.

Las listas son entretenidas y estimulantes, pero al mismo tiempo es una apuesta irresponsable, ya que es imposible que estas sean absolutas… eso lo sabe tanto quien las escribe como quien las lee, pero con ser así parece que por puro entretenimiento la gente siempre tiene curiosidad, ya sea para aprobar o condenar, y bueno, también por enterarse si hay un elemento nuevo, alguna recomendación que desconocía.

Visto así es imposible hacer un top 10 con las mejores o peores escenas de algo (como en el caso que cito en el título). Solo Hollywood tiene una indeterminada cantidad de películas que imposibilitan semejante empresa. Y cada año que pasa será más difícil hacer una lista cada vez más justa. Así que por honestidad debo afirmar que esto se acerca más a las preferencias personales, sumado a un limitado conocimiento de películas (es decir, lo que apenas viene a un país como el mío, limitado en programación televisiva y proyección en cines), y además quiero pensar que también tiene fines ilustrativos, al seleccionar solo muestras ya conocidas.

¿Y por qué “cráter”? Reconozco que la definición exacta puede parecer muy ambigua, lo que podría provocar muchas formas de desacuerdo. Pero de todos modos, incluso con la definición perfecta es imposible quedar bien con todos los gustos, ¿verdad? En eso creo que todos estamos claros, e igual, para eso son las listas: para concordar o disentir. Disgustémonos con placer, entonces.

Advertencia 1: Esto NO es un top, así que no es una lista de lo mejor o lo peor. Es, por llamarlo de una manera, una lista ilustrativa, algo para que usted piense.

Advertencia 2: De aquí en adelante comienzan spoilers, con partes importantes y esenciales de películas que quizá no haya visto. Si desea ver los videos, lo hará bajo su propio riesgo.

Para que no exista la posibilidad de hacerse spoiler involuntario, le adelanto que la lista de películas que comentaré:

  • Braveheart (1995), de Mel Gibson
  • Gladiator (2000), de Ridley Scott
  • A Few Good Men (1992), de Rob Reiner
  • Rocky (1976), de Sylvester Stallone
  • The Bourne Supremacy (2004), de Paul Greengrass
  • Perfume: The Story of a Murderer (2006), de Tom Tykwer
  • Whiplash (2014), de Damien Chazelle
  • Pulp Fiction (1994), de Quentin Tarantino
  • Il buono, il brutto, il cattivo (1966), de Sergio Leone
  • Men of Honor (2000), de George Tillman, Jr.
  • Titanic (1997), de James Cameron
  • Espartaco (1960), de Stanley Kubrick
  • Matrix (1999), de Lana y Lilly Wachowski
  • The Shawshank Redemption (1994), de Frank Darabont
  • Inglourious Basterds (2009), de Quentin Tarantino

Si más que añadir, comencemos…

* * *

“¡¡Libertad!!”

En los momentos más críticos de la existencia no todos se pueden dar el gusto último de ser coherentes o consecuentes con sus creencias. Hay que estar convencido como solo se está con las cosas trascendentales. Ya no había esperanza, sabía que no quedaba nada por intentar: solo le quedó el consuelo de quedarse con aquello que nadie en este planeta podía quitarle y que solo estaba dentro de sí, en lo más recóndito de su alma. William Wallace escoge la libertad y abofeteó a sus antagónicos históricos. Incluso con su muerte.

“Mi nombre es Máximo Décimo Meridio…”

Lo que hizo Máximo Décimo Meridio fue como ver a la muerte a la cara y desafiarla. Hay algo de fáustico en ello: es el confrontamiento del ser contra el universo, contra el sino que de forma irremediable tocó. Y quizá por la valentía que representa dicha escena, algo dentro de uno se emociona hasta el paroxismo, porque quisiéramos enfrentar nuestro destino de la misma manera. Comentario aparte, a Alguien le escuché decir en broma que esta fue la época cuando un like sí podía salvar vidas…

“¿Ordenó usted el Código Rojo?”

Error
El video no existe

Una película de tema jurídico no es para cualquiera, ya que no solo implica tener paciencia para llevar a buen término el drama visto (que suele ser de un ritmo relativamente lento), sino porque hay implicaciones de análisis que quien quiera ver una película por entretenimiento no querrá sobrellevar. Así que ver una película como esta, que es de tema serio, por momentos denso por el conocimiento de leyes, pero recompensante cuando por fin da un giro (la escena compartida aquí) y entonces vemos al abogado atacando, dando lo último, cuando creemos que ya no hay más por hacer. Dicen que esta es la profesión menos noble, pero aquí vemos fuerza de voluntad, vemos la tenacidad suficiente para sacar la verdad más allá de toda duda razonable: la confesión de un culpable.

“¡Ya no te levantes!”

Rocky pertenece a esa clase de personajes que vienen de menos a más. Así tenemos a Azor Ahai, Harry Potter, Neo, Avatar, Luke Skywalker, Luffy, Naruto, Ichigo… y así ad infinitum… Digamos que Rocky es el cuento de hadas que le gusta ver a los deportistas, artistas marciales, personas que entrenan en el gimnasio, trabajadores manuales y un largo etcétera. También disfrutan la historia quienes saben lo que cuesta e implica el esfuerzo absoluto, el momento cráter cuando hay que levantarse después de haber caído. Es por eso que cuando escuchamos al entrenador y su ayudante decir que ya no se levante, a uno se le eriza la piel y dan ganas de llorar, porque después de tantos golpes en la vida no queda de otra que seguir luchando. Hasta el final.

“Descansa un poco, pareces cansada…”

Lo busca la mafia, la CIA, la policía local de varios países de Europa, además de la Interpol. Quien tenga noción sobre su paradero, al solo encontrarlo lo matará. Pero hasta el exagente Bourne se harta de lo que está pasando y decide localizar al menos a una de sus principales perseguidoras. La llama, le pregunta qué quiere y ella aprovecha para… agradecerle… ya que resulta que de las muchas cosas de lo que le acusaban era inocente. Él se conforma con eso y está dispuesto a desaparecer otra vez, no sin antes hacerle ver que mientras todos le persiguen él se aparece cuando quiere y hasta podría hacer daño. Todo el tiempo estuvo en el edificio de enfrente y por eso, ante la propuesta de ella para reunirse, él solo le responde: “Descansa un poco, pareces cansada…”. Un buen final para una película.

Jean Baptiste Grenouille tomó una decisión diferente

Error
El video no existe

¿Qué momento más épico que aquel de quien decide vivir sin importar lo que pase? El deseo por vivir debe ser más fuerte que todas las cosas, ya lo sabemos y se nos ha enseñado. Y es más extraordinario ver cuando es un bebé el que está naciendo, siendo tan indefenso y con toda la adversidad del mundo. Y es por eso que ver a Jean Baptiste tomar la decisión de vivir y defenderse con lo único que tiene a su disposición crea un impacto mayúsculo: a Grenouille solo le queda gritar, gritar y gritar con todas sus fuerzas… porque tiene que vivir.

Un solo de batería hasta que sangren las manos

Error
El video no existe

Cuando ha entrenado, ensayado y luchado por mejorar con sus habilidades por miles de horas. Cuando hay sangre, sudor y lágrimas de por medio. Cuando ha demostrado con creces que ha pagado el precio para estar en donde está… y que a pesar de eso exista alguien que en el momento más crucial e importante de su carrera le quiera serruchar el piso. Y entonces viene y siente que el mundo se cae y que es injusto. Pero solo le queda tomar una decisión todavía más trascendental: volver y demostrar de qué esta hecho. Esa es la lección máxima de tenacidad. En fin… dejé todo el solo y parte de los créditos para quienes como yo somos medio melómanos y disfrutamos de cada melodía.

“¿Lees la Biblia, Brett?”

Me lo pensé mucho para colocar esta escena, porque en realidad lo atrayente en ella es el nivel de tensión que se maneja. Hay algo de malévola y al mismo tiempo contundente. Para cuando escuchamos la pregunta que Jules le hace a Brett, sabemos que algo se torció, que irremediablemente algo terminará mal.

El duelo definitivo

Error
El video no existe

Los mejores pistoleros, en una época de salvajismo donde solo los más fuertes y listos sobreviven. Entonces tener por fin a los tres pistoleros en un solo lugar, dispuestos a morir para ver quién se quedará con todo el botín… y pasar minutos infinitos de tensión para saber por fin quién sobrevivirá. En definitiva, es una de las escenas más extraordinarias del cine. Un ejemplo de cómo el uso de la música lo cambia todo.

“Buzo de la Marina, repórtese”

Si hay que llevar algo hasta el final y demostrar que uno sigue listo, vivo, activo y dispuesto, hay que estar conscientes de que quizá la experiencia no sea del todo agradable. Pero este buzo de la Marina llevó sus sueños e ideales hasta las últimas consecuencias; y eso, mi estimado lector, le permitió medrar y continuar así con su vida. El precio fue alto, pero era necesario: es lo que hay, es lo que toca. Si está listo, repórtese en primera línea.

“Vuelvan”

Error
El video no existe

Si medita bien en la escena, Rose ya había perdido toda esperanza. Se estaba dejando envolver por los últimos minutos gélidos de resignación, delirio y una pasmosa tranquilidad. Su esperanza se estaba convirtiendo en un simple sueño. Por un segundo, incluso al ver la luz, estuvo a punto de rendirse del todo. Pero recordó la promesa valiosa, y las promesas hechas desde el amor no son solo patético romanticismo, no: son las promesas que se cumplen hasta la muerte… o hasta la vida, si hay que llevarlas por el resto de la existencia. Por eso ver a Rose tomar el silbato y sentir el escalofrío cuando vuelve al presente: bueno, las reacciones van desde las lágrimas hasta el asombro.

“Yo soy Espartaco”

Luchar hasta el final, incluso si hay desventaja. Y al ser derrotado está la opción de entregarse y volver a la esclavitud. ¿Qué hacer? ¿Vivir o morir? ¿Usted qué haría? Estos hombres, en su caso, prefirieron entregar la vida antes que volver al yugo. Espartaco llora, porque por fin todos comprendieron el precio de la libertad… y dimensionaron que la libertad es vida.

“Porque te amo…”

Si el deseo por vivir debe ser más fuerte que todas las cosas, ¿no estará en el amor su principal combustible? En este caso tenemos la escena simbólica de Neo, cuando él comprende a través de las palabras de Trinity y tiene toda la claridad del mundo. Antes estaba ciego, pero ahora puede ver: y también tiene motivos para seguir luchando. “Así que, como verás… no puedes estar muerto. No puedes estarlo… porque yo te amo. ¿Me oyes? Te amo. Ahora, levántate”, le dice Trinity.

La decisión de Andy Dufresne

Error
El video no existe

Andy ha sido empujado a sentir que ya no vale la pena continuar. Redd, su mejor amigo, siente que esta actitud hará que Andy opte al final por quitarse la vida. Pero ¿y qué tal con usar una opción que nadie más imaginaba? Esto nos deja una lección extraordinaria. ¿Tiene un plan mayúsculo, uno de contingencia que en el peor de los casos le permita sobrevivir? No hablo de escapar de una prisión, porque esto es solo una escena simbólica. Todo se reduce a eso: empeñarse en vivir o empeñarse en morir.

Un bar que nos pone demasiado tensos

Error
El video no existe

Está bien, exageré: esta escena es demasiado larga. Pero ¿conoce una escena más tensa que esta? ¿Qué hacen estos ratoncitos jugando en la guarida del gato asesino? Sin embargo, si ellos no lo hacen nadie más lo haría. Tenían que jugársela y arriesgar el pellejo. Cuando por fin son descubiertos no quedaría de otra que rendirse. Pero estos hombres enfrentan la muerte con una valentía que desmoraliza, una del tipo trágica que bordea la locura, pero que al mismo tiempo asombra, porque ellos creen en su relato, en su verdad, en que esa muerte será necesaria para lograr algún día la posible victoria, una que no alcanzarán a ver. Hay nobleza en ellos. ¿Qué estaremos haciendo nosotros por los nuestros? ¿Cuál será nuestro legado, que no necesariamente tenga algo que ver con nuestras hedonistas motivaciones? La vida mejora su significado cuando nos atrevemos a incluir a los demás en nuestros planes y sueños. Un brindis, entonces.

* * *

He dejado fuera escenas de La La Land (2016), American Beauty (1999), Fight Club (1999) y otras, cuyos fragmentos que se me antojaron como momentos “cráter” resultaban demasiado poéticos para el ya de por sí esquivo concepto. Conozco también de otras películas, pero que al ser más desconocidas lo único que habría logrado es crear aversión a una publicación ya de por sí demasiado larga.

Por cumplir un año de corrido al frente de este blog, a partir de ahora abriré la caja de comentarios. Así que, cuénteme, ¿conoce usted una escena que le haya dejado sentimientos encontrados, que sea demasiado difícil de definir, que resulte bastante inolvidable y que entonces no queda de otra que denominarla de una forma extraña (como a mí me tocó) y nombrarlas como momento “cráter”? Si es así cuénteme, me gustaría saberlo. Y si no, también me gustaría saber su opinión, ya sea del post o de cualquier otra cosa que quiera dialogar. Para mí será un gusto.

Un comentario en “Momentos cráter en el cine hollywoodense

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .