Stanley Kubrick, el hombre que caminó por el sendero de la gloria – Parte final

Esta es la parte final de todas las entregas que se han venido haciendo acerca de la filmografía de Stanley Kubrick, la cual quise hacer coincidir con el natalicio de este impresionante director. Si desea redirigirse a alguna de las partes, a continuación le comparto un índice para que pueda guiarse, según sean sus intereses. Pasado dicho índice, solo esperan las conclusiones de todas las entregas anteriores.

Aunque se habla poco de este aspecto en el estilo de Stanley Kubrick, él se impuso una búsqueda particular del deber ser de la interpretación de personajes, con los actores que participaban en sus filmes. De alguna manera quería impedir la excesiva teatralidad que por momentos permeó en gran manera el cine de su época, y que de hecho también ocurrió en sus primeros filmes. Sin embargo, provocó un extraño efecto entre la búsqueda de la de inalcanzable e imposible naturalidad absoluta y la actuación verosímil.

Eso hace que —según quien juzgue las representaciones de sus personajes— por momentos se sientan distantes, y sumado al trabajo de guion, que deje en el espectador la sensación de estar viendo el análisis de unos sujetos encarcelados, pero que en realidad muestran las aristas más humanas de cómo nosotros mismos estamos atrapados en la prisión de nuestras monótonas vidas.

Además, como se mencionó al principio, aunque a Kubrick por lo general se le acusa de frío y distante, en realidad en sus filmes podemos ver una cantidad de contrastes que solo enriquecen nuestra visión de la condición humana.

Vemos historias sobre seres devastados en lo emocional, psicológico, espiritual y físico, o que se convierten en un algo producto de la guerra, y al mismo tiempo vemos cómo en distintas situaciones toda la dureza se quiebra a través del amor, o a través de algún recordatorio sobre el rescoldo de humanidad que les queda. En Paths Of Glory un grupo de soldados babea por una mujer, pero lloran al oírla cantar. Barry Lyndon pasa por todas las peripecias del mundo, pero llora como un niño al escuchar las últimas palabras de su tío. Y podrían ponerse más ejemplos.

Todos los personajes de Kubrick, incluso en medio de la fatalidad, pasan por un proceso de redención, por una especie de tabula rasa, que nos hace pensar que solo aquel que ha experimentado la caída hacia el abismo conoce la verdadera misericordia, y que a veces son más afortunados los que mueren que quienes sobreviven, pero que en verdad vernos al espejo y reconocer nuestra capacidad para la muerte, el miedo y la destrucción, es el primer paso para experimentar el poder de una nueva realización, una que pase por nuestra redención individual: más quien más perdón ha recibido, y más se agradece mientras mayor es la carga que quitan.

Fin de la última entrega.


Primera entrega: Stanley Kubrick, el hombre que caminó por el sendero de la Gloria

Segunda entrega: “Fear and Desire”, el pecado pretencioso de Kubrick

Tercera entrega: “Killer’s Kiss”, tan inconsistente como elogiable

Cuarta entrega: “The Killing” o cómo experimentar con la intriga

Quinta entrega: “Paths of Glory”: El mensaje trascendental y eso de pillarle el truco a la voz y al estilo

Sexta entrega: “Spartacus” como currículum y demostración de poder

Séptima entrega: “Lolita”, símbolo de la terrible encrucijada del pecado

Octava entrega: “Dr. Strangelove or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb” y la inusual forma de hacer comedia

Novena entrega: “2001: A Space Odyssey” como búsqueda de la trascendencia del simbolismo

Décima entrega: “A Clockwork Orange” y la explicación del mundo

Decimoprimera entrega: “Barry Lyndon”, el mejor ejercicio de estilo de la historia

Decimosegunda entrega: “The Shining” y las sutilezas del destino

Decimotercera entrega: “Full Metal Jacket”: La tesis y el silencio

Decimocuarta entrega: “Eyes Wide Shut”: La suspicacia, la ceguera espiritual y el principio de negación plausible

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .