La Isla del Roble sigue siendo un misterio

Entre 2003 y 2006 hubo una especie de fiebre por el tema de la Isla de Oak o Isla del Roble. Un par de documentales y titulares truculentos y ¡zas!, la gente estuvo un tiempo enganchada al tema (o al menos los más interesados y enterados). Si eso hubiera ocurrido en 2017, el escándalo hubiera durado una semana o a lo sumo un mes. En todo caso, se hubiera banalizado a una velocidad que contrastaría con lo que tardó en elaborarse el mito.

Y sé que es un tema pasado de moda, prácticamente olvidado en este mar de morbo y charlatanería… pero hace poco me di cuenta de que existe una serie sobre este asunto, y que existen episodios que solo están sirviendo para explotar las expectativas de los interesados en el tema.

Así que recordé las valoraciones personales de hace 12 años, además de mis fantasías sin fundamento. Pero ¿ser conspiranoico no se trata un poco de eso y especular a ver que sale? Incluso los bufones, en medio de sus necedades, a veces dicen una verdad. Así que espero que me haga un huequito de su tiempo y siga leyendo.

¿Que no conoce la historia de la Isla del Roble? Bueno, le haré una breve reseña. Si usted ya conoce la historia, puede saltarse esta parte.

La leyenda cuenta que en 1799 (varían los relatos en cuanto al año) un tal McGinnis descubrió una extraña depresión que no parecía natural, mientras buscaba en la isla un terreno apto para la siembra. Llevó consigo herramientas y comenzó a cavar, topando con una capa de losas de piedra, a apenas unos pies de profundiad. Buscó ayuda, y con dos personas más quitó las piedras, hasta que topó con unos troncos de roble que bloqueaban. Ya eso era sospechoso y comenzaba a tomar forma de pozo.

Aquí se pierden los nombres, los intentos y los años, pero entre los primeros a los últimos intentos se puede resumir que a medida que profundizaban los grupos o personas que intentaron se encontraron con capas de tierra, masilla que era mezcla de estopa de coco (el material varía también según los relatos), carbón, luego más troncos, y así, hasta que ya a varios metros de profundidad se encontraron con una piedra grabada con un mensaje escrito.

Dicha piedra solo avivaría el deseo por seguir profundizando, hasta tratar de descubrir qué estaba tan laboriosamente oculto. Pero en uno de tantos intentos un día se encontraron con que todo el pozo se llenaba de agua, y que por más que volvieran a sacarla, o usaran material especial y maquinaria pesada para tratar de continuar la labor, cada vez resultaba más insostenible, por no decir imposible.

Incluso a lo largo de los años (hablamos de 200 años o más de intentos) han muerto unas seis personas en todas esas labores, llegando hasta el día de hoy con una empresa imposible, a menos que se realizara un financiamiento industrial y millonario, que en todo caso no garantizaría que de verdad se llegara a encontrar algo de valor.

En la siguiente ilustración se puede ver una de las recreaciones conocidas del proceso y de los hallazgos.

isla del roble - pozo
Una de las supuestas descripciones que han llegado hasta nosotros. Huelga decir que unas versiones varían con respecto a las otras.

Cualquier grupo o civilización, en el siglo que lo hayan hecho, cavó hasta un punto imposible y de seguro luego rellenaron con gran cantidad de trabas y trampas (si damos crédito a la posibilidad de que la filtración de agua proviene de un trabajo de la más empírica pero sofisticada ingeniería), dando como resultado una de las empresas más imposibles para la recuperación de lo enterrado.

La placa con la escritura sin descifrar podría brindar pistas, pero al desconocer quién o quiénes la elaboraron dificulta barajar hipótesis, sobre todo si se trata de un código artifical elaborado para entendidos e involucrados. Eso en el caso de resultar verdadero el hallazgo de la piedra, ya que los testimonios varían y se confunden, llegando a nuestros días apenas una réplica o recreación de la que supuestamente hallaron.

cipher_stone_replica
Aunque se han ofrecido interpretaciones de esta inscripción, lo cierto es que no hay un consenso sobre lo que realmente significa o si en verdad es real.

Un supuesto experto no identificado afirmó que la descifró, y que lo que dice la piedra es: “Diez metros más abajo están enterrados dos millones de libras”. Esto, por supuesto, solo avivó los deseos por seguir explorando, e incluso se le llegó a apodar a ese lugar como “El Pozo del Dinero”.

Y aunque hay otros supuestos desciframientos, no vale la pena mencionarlos, ya que son igual de descabellados. De hecho, ninguna institución de estudios lingüísticos y dedicada a estos menesteres ha dado un aval más allá de toda duda razonable, ya que incluso dudan de la autenticidad de la existencia de la piedra, y ya no digamos de la escritura.

Debo añadir que podría citarle documentales, pero no encontré ninguno que hiciera un intento de tratamiento serio sobre este tema.

No está de más en añadir lo obvio, ya que este es un caso clarísimo de información a medias y desinformación. ¿No es verdad que los temas de tesoros perdidos resultan en verdad fascinantes? Bueno, sí, pero es que a esto quería llegar: creo que este es el tipo de tema que se aprovecha de la nobleza de las personas interesadas en esto. Y me incluyo, porque a más de una década de conocerlo no pude evitar escribir sobre esto. Las fantasías no dejan de pasar por mi mente y especular se vuelve un ejercicio de esgrima delicioso.

Si es una formación natural o si de verdad se trata de un tesoro, no deja de parecer asombrosa la idea de haberse encontrado con este hallazgo. Si es la invención de un grupo de personas, se trataría de uno de los performances mejor elaborados de la historia.

Si es una tumba, si están enterradas las verdaderas obras completas de Shakespeare, o las joyas de la reina de Inglaterra, o el Santo Grial u otro tesoro templario, o dos millones de libras esterlinas, o sendos cofres que vomitan monedas de oro: ¿no es fascinante que alguien, o un grupo de personas, o una tripulación viajara tanto y se tomara tantas molestias? Si resulta que de verdad fueron vikingos, ¿no los convertiría en sujetos con una historia todavía más maravillosa y sorprendente?

¿Y los aliens? Bueno, personalmente me parece risible esa posibilidad. Si de verdad es una formación natural, no hay más qué decir. Si fue ideado por alguien, incluso aunque se trató de algo para mantener oculto, estamos ante una de las grandes maravillas humanas, un exhaustivo y razonado objeto de ingeniería y sentido común.

Pero… imaginemos por un momento… ¿por qué alguien pondría una gran cantidad de impedimentos? (Y de verdad, son tantos y tantos hasta el cansancio). ¿Por qué alguien que desea recuperar algo para sí o para otros pondría tantas trabas y trampas? Si la historia resulta ser cierta, ¿por qué alguien, incluso bajo un posible ritual religioso, querría perder y enterrar algo en el lugar menos insospechado y menos probable?

Eso me hace sospechar —y fantasear— de que no se trata de un tesoro. Si de verdad alguien o un grupo de personas enterró algo allí, no quería solo ocultarlo provisionalmente: quería sepultarlo de verdad. Y eso aplica para miles de posibilidades o sea lo que sea y que se le ocurra… quizás querían enterrar lo que sea que esté allí y para siempre.

Pero nuestra necedad humana nos obliga a buscar sin cansancio, con toda nuestra curiosidad encima. Nos hace buscar con cierto grado y nivel de ingenuidad, a sabiendas de que podríamos dar con algo que quizá no nos quisiéramos topar o encontrar.

Es eso, o es el tesoro mejor escondido, que por el momento se encuentra más allá de nuestra imaginación.

Un comentario en “La Isla del Roble sigue siendo un misterio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .