Algunos lugares prohibidos en el mundo

Ya lo sabe: octubre es la excusa perfecta para crear esta clase de listas. Son, más que todo, como de relleno, pero no por eso menos entretenido. Yo lo imagino como relajándose, pasando toda la lista con el scroll del mouse, o bueno, desplazándose con su dedo desde su dispositivo táctil preferido.

Y bueno…

A menos que viviéramos unos 500 años, conocer cada rincón del mundo es sencillamente imposible. Puede en menos de tres años visitar cada país del mundo y dedicar un par de semanas a visitar con un poco de prisa cada sitio emblemático, pero eso será apenas un consuelo: la esencia de cada lugar del mundo es inasible, sin contar la belleza de reconocer la otredad, de espiar un poco la cultura ajena.

Y adicional a todo eso, de todos modos, hay lugares en este mundo a los que jamás podremos entrar, aunque seamos millonarios. Es probable que algunos de esta lista sea posible ingresar bajo condiciones únicas. Pero me atrevo a decir que quizá no llegue a existir una persona que conozca de primera mano el 100 % de lugares que mencionaré a continuación.

La lista, por supuesto, es extensa pero muy-muy modesta, y lo sabe toda persona que tenga conocimiento del tema. Cuando escribí —para consumo íntimo— la lista general que consideré que cumplen el criterio de lugares prohibidos en el mundo, me salieron más de cincuenta. No, no pienso hacer una segunda parte ni cosa parecida. Después de cierta cantidad solo me rendí y me dije: «Ya basta… ya la extendí demasiado».

Y como la introducción ya se alargó bastante, mejor pasemos a lo barrido, como se dice de forma coloquial.

Área 51

Es un clásico. Imposible no mencionarlo. Solo su influencia en la cultura popular contemporánea daría para un libro en formato de directorio de referencias. Hablar de teorías de la conspiración, fenómeno ovni y derivados es casi imposible sin que el nombre de este lugar salga a relucir. Pero fuera de todo eso, sin duda, además de los trabajadores e implicados con ese lugar, una persona común no puede acercarse a las instalaciones desde un buen perímetro de distancia, además de que todo lo relacionado con el lugar es de altísima clasificación desde el Gobierno de EUA.

Bóveda Global de Semillas de Svalbard

A menos que usted posea una especialización en alguna de las Ciencias Agronómicas más avanzadas del mundo, o en un área relacionada por eje transversal, sumado a un permiso especial del Gobierno de Noruega, sencillamente es imposible que usted pueda entrar allí. Es el banco de semillas y miles de plantas de la más alta biodiversidad de todo el mundo. No en balde ostenta el apodo de Cámara del Fin del Mundo, ya que además de ser una fortaleza bastante segura, sus diferentes almacenes poseen las condiciones necesarias para conservar su contenido por un tiempo difícil de determinar incluso desde el rigor científico.

Isla de Ni’ihau

Aunque en la actualidad hay pequeñísimas zonas donde pueden acercarse los turistas, bajo una estricta lista de espera, esta pequeña isla que pertenece a la jurisdicción de Hawái fue conocida durante mucho tiempo como la Isla Prohibida o la Isla Olvidada (ya que las guías turísticas suelen omitirla de sus mapas). Si bien tiene nativos que incluso conservan sus costumbres y hasta una variante del hawaiano tradicional, en realidad el 90 % del territorio es utilizado por miembros de la base marina de EUA ubicada allí, además de familiares o personal del gobierno estadounidense que por A o B motivo se encuentren en el lugar.

Centro de datos de Google

Esta imagen es apenas ilustrativa: si bien es de alguna parte de las inmensas instalaciones de Google, ni de cerca es referente al Centro de datos. De hecho, si ni siquiera podría encontrar una imagen de ese lugar en el buscador de Google, mucho menos en los buscadores de la competencia. Nada: este lugar es quizá el secreto más grande de la compañía, al que solo tienen acceso los pocos trabajadores que laboran allí, además de las más altas autoridades de la compañía que lo supervisan. Es evidente: su Centro de datos es su activo más importante, que debe cuidarse a toda costa.

Archivos secretos del Vaticano

Es cierto, tienen un repositorio en línea con mucha de su documentación (y que hasta para acceder a eso se requiere de un permiso especial), además que gestionando correctamente, hay varias alas a las que se tiene acceso, incluso para uno de simple mortal, siempre y cuando se tenga paciencia en el proceso. Eso sí: la acreditación de entrada pasa por el visto bueno del mismísimo Vaticano (no, no necesariamente del papa y de los cardenales inmediatos, pero usted me entiende). Y a eso hay que añadir que un 70 % del lugar no lo podrá conocer, a menos que lo llevara de la mano —hoy sí, ya puede llamarme exagerado— el propio papa de turno.

Cueva Lechuguilla

Lo sé, lo sé: hay una ingente cantidad de fotografías de distintos puntos de este lugar, que se hallan con solo googlear, además que hasta hay documentales y todo. Pero aunque usted no lo crea, se requiere un permiso especial del Gobierno de EUA para poder entrar en este lugar, que es una de las cuevas más profundas del mundo de las que se tenga noticia, bastante inexplorada en su totalidad, además de poseer una inusual belleza y diversidad de materiales geológicos de variada índole. Si usted llegara a entrar sin permiso lo haría bajo su propio doble riesgo, los cuales son ser descubierto por una autoridad o arriesgar su vida al perderse o toparse accidentalmente con alguno de sus depósitos de sulfuro.

Ilha Queimada Grande, Brasil (Isla de Quemada Grande)

Conocida por muchos como la Isla de las Cobras, es probablemente el hábitat natural de ofidios más importante del mundo, además de tener algunas de las variantes venenosas más peligrosas de las que se tenga noticia. En esa isla vive una variante de cobra única en todo el planeta, además de que está tan sobrepoblada por estos animales, que se ha vuelto imposible que seres humanos puedan habitarla. Sin embargo, la naturaleza es maravillosa, por lo que hasta el momento, si bien las especies pueden llegar a tener problemas endogámicos, tienen el equilibrio y la diversidad suficiente para procurarse alimento. En la actualidad se requiere un permiso especial de la Marina de Brasil para poder llegar a la isla, además que se deben firmar papeles especiales con la responsabilidad que cae bajo el propio riesgo de quien la visite.

Mezhgorye, Rusia

Entra en el concepto de ciudad cerrada. Es decir, en ella solo pueden entrar y salir personas que tenga el permiso expreso del gobierno local. En este caso, la jurisdicción pertenece al Gobierno ruso. Han corrido cientos de rumores, incluidos uno que otro reportaje serio del New York Times, además de comentarios sobre si es base militar, ciudad subterránea, instalación nuclear, etc. La única certeza es que, salvo permiso de la Federación de Rusia, básicamente nadie puede entrar allí, y quien lo haga de forma ilegal expone literalmente su vida. Pero a mí no me crea, de seguro estoy exagerando. Este artículo de Gizmodo me pareció entretenido e informativo, en la medida de lo posible.

RAF Menwith Hill, Inglaterra (¿Echelon?)

La Royal Air Force Menwith Hill es con toda probabilidad la estación de monitoreo electrónico, radar, intercepción de comunicaciones y de advertencia de misiles más grande del mundo, al servicio de EUA y Reino Unido. Ostenta, además, la leyenda conspiranoica de ser en realidad ECHELON, junto con otras filiales que se encontrarían en diferentes partes del mundo, que incluiría Nueva Zelanda y Australia. En suma, de ser cierta la teoría de la conspiración, lo planteado por Snowden sobre el Proyecto PRISM no sería nada, comparado con este posible escenario distópico. Eso sí, fuera de toda leyenda, a este lugar no puede acercarse sin el riesgo de cometer delito federal, además de que solo podría hacerlo en circunstancias bien específicas, bajo el cobijo del consenso de las instituciones de inteligencia de ambos gobiernos anglosajones.

Club Bohemia (Arboleda Bohemia)

No estaba seguro de si añadirlo o no, ya que poco a poco comienza a ser un lugar que de una u otra manera logran visitar los curiosos. Eso sí, ateniéndose al tema de post, el Club Bohemia es exclusivo para sus miembros, por lo que en teoría, fuera de los intentos ilegales, nadie más debería de tener acceso a sus instalaciones. Huelga añadir que el club tiene esa fama de secreto a voces que las malas lenguas alimentan: desde sacrificios humanos hasta orgías bestiales, todo atribuido a algún tipo de culto órfico transmitido de sus miembros descendientes de quién sabe qué ascendencia europea.

Mount Weather

El Centro de Operaciones de Emergencia de la Dirección Federal de Gestión de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés), o Mount Weather para los amigos, es algo así como la tabla de salvación de la élite política y administrativa estadounidense, en caso de un posible apocalipsis. Así que los detalles de las instalaciones, tanto exteriores como subterráneas, son un secreto de importante seriedad. Y por lo mismo, no solo es casi imposible enterarse de algo relacionado con el lugar —ya que quienes trabajan allí, en cualquier área, tienen confidencialidad obligatoria—, sino que es considerado una afrenta, posiblemente punible, para quien se acerque sin ninguna clase de autorización o acreditación. De hecho, actualmente posee una valla perimetral lo suficiente extensa en relación con las instalaciones.

Isla Sentinel del Norte

Los sentineleses son en la actualidad la etnia más huraña del mundo, ya que todavía se niegan al contacto eficaz con cualquier persona ajena a su gente. Viajar a esa isla es prácticamente arriesgar la vida —si no recuerdo mal, un misionero estadounidense fue asesinado por los habitantes en 2018— y hasta el mismo Gobierno de la India desaconseja no solo a turistas, sino a pescadores y curiosos. La Isla Sentinel, de todos modos, entraña ese misterio que la civilización moderna ya ha olvidado: su relación con el medio ambiente es tan perfecta, que según la mayoría de análisis realizados se llegó a la conclusión de que su paso por la isla no alteró nada significativo durante miles de años. Necesitamos, pues, sus hermosos secretos para vivir en paz con nuestro entorno y dejar de ser un cáncer para este planeta.

(Axum) Iglesia de Nuestra Señora María de Sion

El Gobierno de Etiopía se apresura a desmentir cualquier comentario sobre prohibir la entrada a turistas, habitantes o interesados, pero hay demasiados testimonios que parecen refutar cualquier intento de falsa buena fe. De todos modos, si se les da el beneficio de la duda, igual, las mujeres tienen prohibida la entrada, por lo que hasta en el escenario más optimista el lugar quedará mal parado. ¿Y cuál es el misterio con esta iglesia? Bueno, por si desconocía el dato, este lugar tiene la fama de custodiar el Arca de la Alianza, objeto nada despreciable para un altísimo porcentaje de la comunidad religiosa del mundo. Si es verdad o no es algo complicado de saber: tendríamos que colarnos de primera mano, para saber con certeza si sí o si no.

Kapustin Yar

Para quien esté familiarizado con teorías de la conspiración o con temas de ufología, sabrá que este lugar es una mezcla extraña de NASA con Área 51, pero en versión rusa. Este Roswell ruso, como prefieren llamar algunos, es objeto de los más variopintos relatos sobre contacto extraterrestre y pruebas tecnológicas de distinta naturaleza. Y aunque todo eso es parte del relato o de cientos de mal acomodadas verdades a medias, lo que sí es verdad es que es prohibido acercarse a ese lugar, bajo el riesgo de incurrir en delito federal. Incluso se comentan chismes de poner la vida en riesgo para todo aquel foráneo que fuera descubierto cerca de sus instalaciones, si bien hay un par de poblados cerca, los cuales habitan empleados de ese lugar y sus familiares.

Bóveda que resguarda la receta de Coca-Cola

Un buen conspiranoico, como mínimo, creerá de facto que es improbable que la receta secreta esté guardada en ese lugar, además que bien podría servir más como un llamativo distractor, en lugar de ser la pesada puerta que resguarde la receta más cara de la historia. Pero igual, eso cuenta como comentario al azar y en este mundo nunca se sabe. De todos modos, lo evidente es que es probable que usted y yo jamás podamos visitar ese lugar, independiente de lo que resguarde.

Cueva de Lascaux

Dichosos los ojos que pudieron apreciar esto de primera mano. Y sí, hubo un tiempo en que estas cuevas francesas de la región de Dordoña estuvieron abiertas al público, con guías turísticos y oportuna supervisión, pero también es cierto que es un regalo del paleolítico tan delicado, que su prohibición radica en que se debe preservar de todo riesgo y posibilidad de que alguna persona traviesa pudiera dañar ese arte rupestre. Wikipedia lo explica de forma inmejorable: «El acceso a la cueva para el público se facilitó tras la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, hacia 1955, el dióxido de carbono producido por los 1200 visitantes que la cueva recibía al día dañó la misma visiblemente. Por este motivo la cueva fue cerrada al público en 1963 y así preservar el arte rupestre de sus paredes. Después del cierre, las pinturas fueron restauradas».

Club 33 de Disney

Sí, es prohibida la entrada a toda persona que no pertenezca al club. Pero técnicamente no es imposible entrar a este lugar. Lo único que necesita es que su empresa (por si quiere ingresar como corporativo) abone USD 40,000 de entrada, más USD 12,000 anuales. Si quiere hacerlo como persona natural, la cuota inicial son USD 25,000. Cosa curiosa: la membresía es única e intransferible y hay que entrar en una lista de espera que puede durar en promedio 14 años. En general debe tener los atractivos habituales que tiene todo buen club caro y exclusivo, además que debe ofrecer elementos únicos del universo Disney, incluido el disfrute de bebidas embriagantes, cosa imposible en el resto de sus instalaciones de los parques. Fuera de ello, quizá no exista mayor misterio.

Monte Kailash

Lo sé, lo sé: usted podría ir a su agencia de viajes más cercana y demostrarme que estoy equivocado, y que de hecho hay un gran flujo turístico hacia la zona. Pero espéreme un momento: en realidad no es todo el monte un lugar prohibido, sino específicamente escalarlo. El Gobierno de China, como regente, ha prohibido expresamente escalarlo, por la altura del lugar (más de 6000 m). Hay cientos de historias de gente que lo intentó y fracasó, además de noticias sobre fallecidos y desaparecidos. En la actualidad existe una peregrinación para rodear los 52 km del diámetro del monte, pero aparte de eso y visitas a secciones muy concretas, el resto es simplemente zona prohibida.

Le Cercle Munster

En este sitio ocurre lo mismo que con el Club 33 de Disney, pero quizá con un poco más de rigor: ya no se trata solo de una lista de espera, sino de un respaldo, de alguien (de preferencia la validación de dos personas que sean miembros) que ponga la cara por usted, por si quisiera formar parte de este exclusivo club de talla mundial. Además de eso, debe usted ser aprobado por un comité previo, el cual lo investigará con todos los recursos que tenga disponible, ya que sus miembros son una suerte de club de multimillonarios y gente poderosa. Si gusta puede compararlo con el Club Bilderberg, pero moderno, más secreto y con sede en Luxemburgo.

Metro-2 de Moscú

De este sitio hay pocas (o casi nulas) pruebas de su existencia, pero los mitos han crecido a lo largo de los años, por lo que cada vez hay más adeptos en creer que en verdad este lugar existe, y que, por supuesto, es tan prohibido como que solo el hecho de estar allí podría pagarse con la vida. Se cree que fue construido desde la época de Stalin y que es la ruta más segura y alternativa para la gente más poderosa de (la URSS) la ahora Federación Rusa. También se cree que no se sabe quién lo construyó, porque fue hecho con mano esclava, llámese prisioneros de guerra o prisioneros políticos de todas las provincias que estaban adscritas al régimen, y del que la inmensa mayoría murieron injustamente en esos vaivenes, sin poder aportar ahora mayor prueba o testimonio.

Room 39 (Corea del Norte)

Este sitio también tiene el carácter de mitológico, con el agravante de que Corea del Norte e en la actualidad un régimen del que no sale un pío al exterior, sin que las autoridades se enteren. ¿Cómo pudo filtrarse la sola idea de la existencia de este supuesto lugar? Bueno, ya sabemos que siempre hay al menos una persona, incluso si lo paga con su vida, que se atreve a divulgar esta clase de cosas. A Room 39 se le atribuye desde ser el centro de operaciones del juego sucio de Corea del Norte (hacking center, control de asuntos criminales, fraudes de toda índole y el control de la subeconomía de la corte coreana, la cual estaría fuera del control oficial), así como ser ese lugar del que nadie sale una vez entra allí, lo cual tiene todos los matices siniestros e imaginables por la literatura distópica.

Chernóbil

Bueno, bueno, convengamos en que cualquier persona puede ir a Prípiat cuando quiera, además que quien se lo proponga bien podría arriesgar su vida y acercarse lo más que pueda a las instalaciones de la antigua central nuclear de Chernóbil. Pero que conste, aunque eso sea posible, el gobierno de Ucrania le hará la respectiva advertencia de que está prohibido, por su propia seguridad, acercarse a ese lugar, incluso si no hay un centinela permanente asegurándose de que no lo haga. Es una prohibición de facto, que solo la tentación de la insensatez provocaría en alguien el deseo de pasarla por alto.

Mausoleo de Qin Shi Huang

Ocurre el mismo fenómeno que con la cueva de Lascaux. La delicadeza de su conservación y su categoría como patrimonio de la humanidad impide que cualquier persona tenga acceso a este lugar. De hecho, el gobierno de China paga a empresas privadas con experiencia de talla mundial para que gestionen la conservación de todas las instalaciones. Es una pena, ya que, por supuesto, debe ser un hermoso espectáculo contemplar las más de siete mil figuras que pertenecen al patrimonio de las inmensas instalaciones.

Ozyorsk y Kyshtym

Para aplicar un reduccionismo, digamos que ambos pueblos son similares a Chernóbil: aunque menos conocidos, en ambos sitios ocurrieron accidentes nucleares. Y aunque en ambos lugares hay zonas permitidas e incluso relativamente habitadas, hay otras donde está estrictamente prohibido el paso, bajo pena de cárcel, por mencionar lo más inmediato. De hecho, en ambos sitios los accidentes nucleares fueron décadas antes que Chernóbil, pero el gobierno de la URSS mantuvo mejor guardado el secreto, ya que la onda expansiva del daño no llegó al resto del continente europeo en cantidades detectables significativas.

Paralelo 38

Dadas las irregularidades con las que se ha mantenido esta línea divisoria entre ambas Coreas, incluidas zonas parcialmente desmilitarizadas y otras en completo abandono, hablar del Paralelo 38 como una línea de fuego férrea y absoluta es complicado. Sin embargo, está más que claro que al ser la línea políticamente divisoria de ambas influencias de poder, tanto del pasado (URSS-EUA) como del presente (las diferencias sociales y políticas entre ambas Coreas), estar en ese lugar en el momento equivocado, siendo atrapado por la fuerza equivocada, podría resultar fatal para cualquier persona. ¿Todavía considera que sería interesante visitar ese lugar?

Montaña Cheyenne

En la montaña Cheyenne se encuentra NORAD, que es el acrónimo de la North American Aerospace Defense Command (Mando Norteamericano de Defensa Aeroespacial, por sus siglas en inglés), y que es, como todo mundo sabe, la organización conjunta de los gobiernos de Estados Unidos y Canadá que provee de información, defensa y control aéreo a toda Norteamérica. Es decir, no es un lugar en el que usted puede andar de turista solo porque quisiera conocer la belleza de las distintas depresiones que rodean los sitios aledaños al complejo militar. Sencillamente solo pueden acercarse las personas relacionadas con el sitio.

La habitación de la Reina

Vaya, no me regañe. Yo sé que esta es la más obvia de todas. Usted puede buscar en Google partes de los distintos palacios de la realeza de cualquier parte del mundo, y en especial puede buscar alguna fotografía que nos muestre los esplendores de la Corona inglesa. Pero no, ni por más que busque en cualquier lugar de la red (deep web, lo que usted quiera): jamás encontrará una fotografía seria, certera, verdadera y verificada de la habitación de la reina. La sola morfología es desconocida para los simples mortales, por la sencilla razón de que es el territorio personal y privado más seguro del que ella pueda gozar, dados los privilegios de su posición.

Fuerte Knox

Quienes tuvimos la suerte de ver en nuestra infancia algunos episodios de los Looney Tunes, recordamos con cariño aquel episodio gracioso en el que Bugs Bunny tiene la habilidad de detectar oro y que Sam Bigotes quiere aprovecharse de ello: es el recuerdo más lejano que tengo, en el que aparece el famoso Fort Knox. En suma, es la reserva de oro más importante del Gobierno de Estados Unidos, por lo que sencillamente es una instalación con el nivel de seguridad máxima, prácticamente con nivel militar, por lo que un simple mortal no tendrá jamás un acceso a dichas instalaciones.

Surtsey, Islandia

Me va a disculpar, pero de nuevo me auxiliaré un poco de Wikipeia, la cual puede explicar esto mejor de lo que jamás podría: «Surtsey, desde su formación, es el punto más meridional de Islandia. Su acceso es difícil, tanto por la falta de infraestructuras de transporte, como por el elevado nivel de protección de la isla y su entorno, que permite solo las visitas de los científicos autorizados por el Museo de Historia Natural de Reikiavik. Sin embargo, sí está permitida la observación a distancia de la isla sin restricciones». Es decir, la isla, por su reciente formación de tipo volcánica, es un patrimonio de la humanidad que goza de gran protección, y por eso las visitas están prohibidas, porque es vital mantener a raya cualquier intervención que impida observar la colonización de la naturaleza en la tierra nueva y estéril.

Catacumbas de París

Bueno, convengamos en que existen áreas de las catacumbas que a diario son visitadas por miles de turistas, además de que existen documentales, filmes y los tours oficiales que ofrece el mismísimo gobierno francés. Pero la mayoría de las instalaciones no solo son inexploradas, sino que también están desaconsejadas las visitas, y por el mismísimo gobierno de Francia. De hecho, si alguien es sorprendido o atrapado en alguna de esas áreas, será arrestado de inmediato. El argumento de los franceses es que dichas zonas prohibidas no se consideran seguras, por lo que no se puede extender un permiso secular, solo porque sí. Ya han habido muchísimos casos de personas desaparecidas, siendo bastante célebre aquel metraje encontrado abandonado en una de las zonas que se consideran peligrosas.

Gran Santuario de Ise, Honshu, Japón

Es uno de los lugares más antiguos y sagrados de todo Japón, al punto de estar mencionado en dos de los libros más antiguos de los que se tenga noticia en la isla, además de poseer un estilo arquitectónico único y auténticamente japonés, es decir, antes de la llegada e influencia del budismo. Su acceso es totalmente restringido, de tal manera que la única manera de observar este lugar es a una gran distancia, a través de una valla que impide el acercamiento de cualquier peatón. Es considerado patrimonio de la humanidad y se cree que fue construido hace más de dos mil años.

Pine Gap, Australia

Para simplificarlo (o caer de nuevo en los reduccionismos, pues, ya que vamos estableciendo patrones de las tipificaciones de los lugares prohibidos), este sitio es algo así como el HAARP australiano, además que es un centro de monitoreo satelital de toda clase de comunicaciones, en conjunto con el gobierno de EUA (¿habrá algo en lo que no estén involucrados?). Acercarse es totalmente prohibido, desde un buen perímetro, quizá más de dieciocho kilómetros a la redonda.

Isla Gruinard

Es un clásico de cómo para los gobiernos a veces el fin justifica los medios. En esta isla escocesa se llevaron a cabo experimentos militares durante la Segunda Guerra Mundial, para ver qué podían hacer ante un posible escenario de guerra bacteriológica. Pues bien, utilizaron una cepa de Ántrax bastante virulenta y poderosa, por lo que hasta el día de hoy el lugar sigue siendo descontaminado, y por consiguiente, se considera una zona prohibida, que solo podría visitar alguien que se salte todos los mecanismos de seguridad perimetral y bajo su propio riesgo.

Zone rouge (Zona roja)

Y bueno, este lugar no sabía si añadirlo o no, dadas las irregularidades: es decir, cada año su perímetro se vuelve más pequeño. Es un sitio inhabitable desde la Primera Guerra Mundial, ubicado en el noroeste de Francia y que se extiende en unas irregulares 120,000 hectáreas, teniendo zonas clasificadas desde lo más bajo a lo más alto, al punto de ser imposible acercarse. ¿Y cómo ocurrió esto? Es una zona en la que quedaron miles de cadáveres sin enterrar, miles de municiones sin explotar, incluidas minas bajo tierra, además de toda clase de armamento de alta peligrosidad, se contaminó la tierra, además de las aguas superficiales y subterráneas, la mezcla de miles elementos químicos contaminó incluso el aire para respirar, por lo que restaurar toda la zona ha sido un trabajo que ha tomado más de un siglo y todavía falta mucho por terminar, incluidas las zonas de más altísima peligrosidad.

* * *

Tenía mi propia opinión dividida al comenzar esta lista: si solo colocar lugares naturales que ahora están controlados por el ser humano, o solo mencionar instalaciones creadas y desarrolladas por el ser humano, que evidentemente están protegidas. Si hubiera optado por lo segundo, esta lista habría tratado más sobre instalaciones militares, cosa que —como usted puede notar— reduje al mínimo, por ser los lugares más obvios, excepto los más emblemáticos, que era ilógico eludir.

Exagerando el rigor, entre los mismos seres humanos, bajo los distintos gobiernos que poseen nuestros más de 200 países, nos hemos creado cientos de lugares prohibidos. Usted bien podría hacer una lista de su país, si bien es verdad que ninguno se compara a los mencionados en esta lista, no solo por su condición de lugares célebres, sino porque contienen de forma intrínseca una gran cantidad de características que los vuelven más prohibidos que los lugares prohibidos habituales. Pero prohibido puede ser el centro de desechos y reciclaje más cercano, además de las respectivas instalaciones militares o de inteligencia que existan en su país.

Hay gente que se siente atraída por lo prohibido. Si me lo pregunta a título personal, hay lugares de los que tengo genuina curiosidad, pero por lo general podría conformarme con ver un par de fotografías o el video que alguien más pudiera compartir. Soy de una incorregible curiosidad, pero carezco de ese espíritu de peligro aventurero que a muchos les encanta poseer.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.