Arena movediza

Después de dos años, por fin pude ir a la playa. Meter mi pies en la arena, tomar el agua salada con mis manos y lavar mi cara y la cabeza, sentir el sol fuerte en mi espalda, sumergirme hasta el donde la fuerza de las olas me lo permitan. ¡Cómo olvidar el infinito placer que sintió mi cuerpo! Adoro el mar, muchísimo.

También fue un buen tiempo para pensar. Por fin me di cuenta que hay círculos de amistad a los que hace tiempo dejé de pertenecer, cosa que ocurrió sin querer, porque siempre me sentí parte. Como siempre, mi ceguera me impide verlo todo a tiempo, sino hasta que es demasiado evidente. Lo supe al notar que era el único que estaba fuera de todo, incluso haciendo el mejor intento de estar dentro, de formar parte de.

La obviedad de este asunto es que todos cambiamos. ¿Cuántas personas han entrado y salido de mi vida en los últimos 20 años? Ya no me interesa saberlo. Me encanta leer a aquellas personas que pueden hablar de grandes cambios en sus vidas durante los últimos 20 años. Yo apenas puedo esbozar la pendiente que representa para mí el paso el tiempo. Y no, no lo digo por mi pesimismo de siempre: lo digo porque es un hecho y ni modo, tengo que afrontarlo.

A veces extraño a ese jovencito que veía cómo se desmoronaba el piso en el que estaba parado y que a pesar de eso siempre mantenía la esperanza. Era un joven ingenuo y sonriente, pero en definitiva un poco más feliz, pese a las circunstancias. ¿Cuántos trabajos de mierda tuve que pasar, cada uno peor que el otro? ¿Cuánta gente malvada y malintencionada, pero también cuánta gente maravillosa? ¿Qué debería esperar ahora que se acerca un nuevo mañana? ¿Por qué presiento que todo puede empeorar incluso todavía más?

La vida realmente es increíble y lo digo en el mejor de los sentidos posibles.

De verdad quisiera ahora haber sido menos soñador y un poco más pragmático. También quisiera haber sido un poco más atrevido donde siempre fui tímido. Pero de todos modos, no cambiaría la vida actual que tengo, con todo y lo basura que esta pueda ser. Ver las cosas desde el fango de donde las veo es algo más reconfortante que despertar de peores desengaños. Como dijo el viejo rey: “Mejor es un bocado seco, y en paz, que casa de contiendas llena de provisiones”.

El año pasado me prometí que me alejaría más de este espacio y al final, sea como sea, incluso con retrasos de meses, terminé publicando una nota semanal. De nuevo viene a mi mente esa promesa y pienso que ya es tiempo otra vez de alejarse de este espacio. ¿A qué vienen esas ganas de eliminar esto, si es lo único que me reconforta cuando no tengo a nadie con quien hablar? Bien o mal, mis monólogos están aquí. Si un día la ley de causalidad decide deshacerse de mí, al menos quedarán estos famélicos y melancólicos post como una nostalgia virtual de mi inútil existencia.

¿En qué diablos estoy pensando? Hay un par de cosas que primero debo de intentar. Después de eso, supongo que me dedicaré a una vida todavía más normal, más de lo que ya la llevo, pero con la resignación sabia y poderosa de quien se conoció a sí mismo y que ahora más o menos sabe lo que debería de hacer con eso.

Espero que mi siguiente viaje a la playa no tarde tanto. Quizá debería de hacerlo más a menudo, aunque me toque hacerlo solo.

2 comentarios en “Arena movediza

  1. Hola Edwin, en mi opinión no creo que tenga nada de malo ser un soñador. Haciendo honor a la verdad también me he visto en tu situación de pensar que debería ser más pragmática, pero si no fuera por esas ensoñaciones la manera en que veo el mundo sería mucho más gris, probablemente tirando a un tono sepia.
    Espero que puedas disfrutar del mar más seguido, y por cierto ten cuidado con el sol. Ya lo dicen por aquí en Japón (últimamente cuando mencionan al sol pienso en esta canción) : https://www.youtube.com/watch?v=JiQbMUjf70o
    Saludos 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias por tus palabras. Creo que pertenecemos a ese grupo de seres humanos (creo que somos mayoría, de alguna forma) que no pueden evitar tener algo de soñadores. Ni modo, un día hay que llegar al equilibrio de lo que se sueña y lo que se hace. ¡Gracias por pasar!

      Por cierto, escucharé la canción ahorita mismo. 😀

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .