¿Por qué Hacer nuestro el universo es una de las canciones más icónicas de El Salvador?

Muchos recordamos con nostalgia aquella gran noticia, ocurrida hace unos años: “El icónico éxito de Prueba de Sonido será declarado esta noche patrimonio de la ciudad de Santa Tecla”. Me alegré como habitante del municipio, pero también como salvadoreño. La música pasa a formar parte de nuestros momentos más íntimos y cotidianos, por lo que tarde o temprano pasa a formar parte del relato individual de nuestras vidas.

Ahora que lo pienso, desde su aparición en el cada vez más lejano siglo pasado, puede decirse que fueron buenos años para la música en nuestro idioma, y eso no puede dejar de destacarse. La canción apareció en el mejor momento y fue afortunada para mantenerse en las listas de preferencia. Podría decirse que ese lustro 1990-1995 fue como una era dorada para el pop-rock nacional, por lo que de la mano de la coincidencia continental del repunte de la música en nuestro idioma, Hacer nuestro el universo alcanzó un justo lugar en nuestros corazones.

Si no estoy equivocado (y por favor, que alguien me refresque la memoria) la canción se puso de moda gracias a la Radio Super Stereo. También recuerdo con lejanía un videoclip en blanco y negro, pero creo que es imposible de ubicar. Si no estoy mal, lo dirigió Daniel Rucks y no sé si se perdió en aquel lamentable incendio de Canal 4. Pero siempre hay alguien que graba, siempre hay alguien que por suerte almacena esta clase de cosas. Quizá de repente un día aparezca alguna versión rescatada por ahí. Y esperemos que para entonces alguien pueda remasterizarla.

Usted y yo sabemos que es una canción perfecta para dedicarle a la pareja, sobre todo cuando el asunto va en serio. Digamos que para la juventud de nuestro terruño es un imperativo hacerlo, porque es cierto que el amor es la constante más universal de la humanidad, pero Hacer nuestro el universo representa cómo lo expresamos con una canción al muy estilo salvadoreño, con todo y lo que sea que eso pueda significar: el amor es el amor en todas partes, pero aquí también lo cantamos a nuestra manera.

Además es suave, íntima, como para bailar en un ladrillo. Con ella se puede dar un amor inocente, representado con un suave e inocente beso de pollito, muy del espectáculo de la insalvable juventud, y aun así seguir siendo romántico, porque en esos minutos mágicos la ternura y la intensidad lo permea todo. Es más, esa misma intensidad la hace demasiado universal, por lo que también es válida para la consabida intimidad mayor. Así que la universalidad de su letra es perfecta como para que la escuche y la sientan los adolescentes, los papás y los abuelos por igual.

Aunque nuestra música la damos por sentado, con un poco de esfuerzo bien podría salir una larguísima lista de las canciones salvadoreñas que formaron parte de la intimidad de miles de parejas. Se me vienen de inmediato dos a la cabeza, como el caso de Y te vi con él, en la versión de Grupo Algodón, y Enamorado de ti, de Fiebre Amarilla. Eso solo por mencionar dos. Bien sale un top 50. Con optimismo quiero pensar que 100.

Pero Hacer nuestro el universo es demasiado contundente, además que tiene unos versos que exaltan el sentimiento en grado superlativo. ¿No busca uno la desmesura, la hipérbole, como una manera de expresar en palabras la aproximación de lo que uno siente cuando está enamorado? “Te amo como se ama la libertad / el deseo por vivir / la esperanza de soñar”. Esa contundencia nos da la sensación de que se trata de una canción honesta y a la vez definitiva, total.

Pero mis palabras son muy limitadas. El recorrido completo de la canción es dulce y reconfortante. Cada verso parece diseñado para amoldarse a nuestra historia personal. Es a la vez general y particular. Y el paso de los años solo ha logrado reforzar y añejar la potencia de sus versos embriagadores. Me atrevería a decir que incluso las almas sencillas de la más tierna infancia podrían reconocer la fortaleza emocional de sus palabras.

Los años han sido justos con la canción, como pocas veces ocurre en El Salvador. Debo añadir, por cierto, que muchos caen en un gran equívoco con la banda Prueba de Sonido: muchos hablan de Hacer nuestro el universo con un one-hit-wonder. Nada más lejos de la realidad. Habemos muchos que los recordamos por Obertura de amor, Más que una amiga o Hasta el final, solo por mencionar los ejemplos más inmediatos. El solo pensarlo me da nostalgia. Fueron buenos años, al menos para quienes crecimos en los noventa.

Se me ocurre ahora pensar en qué habría ocurrido si el país completo hubiera tratado a esta banda con total indiferencia, como le ocurrió a muchas grandes bandas de la historia universal. ¿Qué habría pasado? ¿Cómo pensar nuestra cotidianidad sin su música? ¿Se habrían desanimado o habrían luchado para darse a conocer en otras latitudes? ¿Existiría un mundillo underground de quienes compartirían su música iniciática? ¿La historia los absolvería por la potencia de la fuerza del destino? Hay suficientes variables como para escribir una interesante historia de ficción.

Pero también tenemos la variable más interesante de todas. Si la canción no hubiera aparecido en los noventa, sino que hasta el 2000 o 2015, por mencionar dos años al azar, ¿habría tenido el mismo impacto, la misma trascendencia? No puedo saber con certeza lo que ocurriría en un universo alterno, pero quiero creer que sí, que tendría igual o mayor peso gracias a la realidad contextual de las redes sociales. Porque todo lo bueno, sobre todo la buena obra de arte, permanece y resiste en el tiempo. Además que no hay nada más grande, un deseo más universal, que querer hacer nuestro el universo con alguien. Lo sabía Dante al colocar en el Paraíso a Beatriz y lo sabían desde la eternidad todos los poetas del Parnaso. No hay deseo más voluntarioso y sublime que el amor. Por plagiarle al gran poeta y por decirlo en un sentido más ideal, el amor es una constante más allá de la muerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .