“El encostalado”, cuento de Rafael Antonio Lara Valle

El frío derrite mis carnes empapadas, mis músculos dormidos despiertan de un letargo sin tiempo. Un sudor de recuerdos se arremolina en mi cerebro. Quiero compaginar espacio y tiempo, mas un ruidito ensordecedor martilla el conducto auditivo de mi oído izquierdo… martillo… yunque… martillo… martillo y cuma… martillo… estribo… lenticular… martillo… martirio… yunque… martillo… martirio.

(“En la fábrica corría la consigna, teníamos que mantenernos unidos. Contábamos con el apoyo de la Federación… Íbamos a tener que aguantar hambre, pero si no se lucha no se consigue nada y en nosotros había fuerza combativa…

“Sin embargo, se escondía un traidor entre nosotros… Teníamos un mes de estarnos reuniendo en diferentes sitios de San Salvador. Lo mismo hacían los compañeros trabajadores de Santa Ana, San Miguel y… En el campo la situación era parecida. Teníamos el aleccionador ejemplo de Aguilares… Pero ya conocían todos nuestros planes. La mayoría desconfiaba del Chele Ladillón… el maje ese era algo aculerado. No sé por qué me caía mal ese cherito… Recuerdo que estábamos reunidos en la casa de Perico…).

…Nuevamente el agua con este presente perdido en el mar del tiempo. Mar que lava mi cerebro… lo aclara y lo confunde…

(“…El primero en notarlo fue Chucho, algo indescifrable que flotaba en el ambiente nos mantenía suspensos y nerviosos. En la fábrica se formaban corrillos que rápidamente se dispersaban, aumentando la tensión en un no sé qué de incertidumbre. El patrón llegó más temprano de lo que acostumbraba. ‘Hola, Jacinto, ¿está bien tu familia?’. ‘Bien hasta donde se puede, señor —bien amolado, viejo cerote—’. ‘Supe que tu mujer está chiniando de nuevo, ya parala, hombre, ¿y qué fue, varón o hembra?’. ‘Hembrita, señor, hembrita…’. ‘Qué bien, hombre —otro artículo para caballero, je, je…’).

Nuevamente el martilleo y ese eco —eco lejano… recuerdo, una paliza y algo relacionado con mi oído izquierdo. No sé. No sé. Esta penumbra helada me confunde… Es el agua… Cada vez más fría… Brrrrr.

(“…De seguro el viejo ya tenía la sospecha, por no decir la plena certeza. Me pareció extraño que aquella mañana se mostrara tan solícito conmigo… Su acento parecía ocultar una reconvención o una amenaza velada… ‘Cuidá mucho a los cipotes, Galván…’ —¿Qué mosca le habrá picado?…— ‘Cuidate vos también, ¿qué sería de los pobrecitos si vos les faltaras?’…”).

…Hoy mi cuerpo navega en un lago circular de sensaciones oscuras. El líquido elemento. Elemento primario. Principio y fin de todas las cosas. Vida y muerte. Bautismo y resurrección. Agua que protege mi ser fetal en el uterino universo de mi madre. La madre, la matriz. Mundo que brotó de la oscuridad y nos lleva a un mundo de luz, Palingenesia. Nacimiento proletario. Pobre cuerpecito cubierto de miasmas de mesón, de hacinamiento y promiscuidad en un ayuno obligatorio de cuaresma sin fin… Estamos sumergidos en la irracionalidad… ¿Fue en Macbeth que leí que el mundo es una historia sin sentido, contada por un imbécil?…

(“…Chucho nos llegó con el aviso… Catearon la biblioteca del sindicato y hasta las obras de Cervantes y Shakespeare se llevaron… Están tomando represalias. Agarraron prisionero al secretario general. Los de la directiva estamos en peligro”… De plano que me puse bien culiyo. Perico salió hecho un pedo a esconderse… El pobre Chucho, siempre con los huevos en su sitio, murió como los machos. Quedó tirado como una… “Quietohijosdeputa”… coladera… “conmigonoandenconmierdas”… cola… dera… “Ratatatatatá”… co…la…de…ra… si como una coladera de carne, plomo y sandre… Quedó el suelo regado con un salpicón de carne humana y chilguetes de sangre en proceso de coagulación…”).

…De nuevo este cerebro en salmueras, pez que surca el océano entre aves y escollos de silencio… Me siento prisionero en un mundo en plena simbiosis… recuerdo los versos del compañero Oswaldo:

“Yo quiero huir del corazón del mundo… dejar estas raíces que me atan a la tierra… soltar estas mis manos que ni siquiera pueden… ir a tocar las rojas pupilas de los astros”…

(“—¿Sos vos Jacinto Galván?
“—Sí, ¿por qué?
“—Vení con nosotros, vamos a dar un paseíto.
“—¡Ay!… pendé… Uggg…”).

…Este no saber a ciencia cierta dónde me encuentro… Solo siento que mi cuerpo se sumerge…

(“Decí algo, pendejo, enemigo de la libre empresa.

“—Hablá, chulada, cantanos aquella de Lení, pirrín, pin, pin…
“—Echate la de Mao, pao, pao, pao…”).

…Siento mi piel hecha mil escamas. Mis cabellos son gusanillos que por manojos desatados navegan queriéndose fugar de mi cabeza. Tal vez soy apenas una etapa de la metamorfosis de mi vida. Soy el producto inacabado de una mente enferma… “El mundo es una historia contada por un idiota”… ¿Shakespeare?…

(“…Mi suerte no fue de las mejores. Tampoco de las peores. Creo que me llevaron al sótano de la policía… Pero después, todo me resulta confuso, borroso, como vendaje de neblina… el culatazo… ¿Fue antes o después?… Como entes fantasmales acuden a mi mente rostros ávidos de sangre… La verdad es que no era gente uniformada. ¿La Mano Blanca? ¿El escuadrón de la muerte? Miembros de alguna pandilla derechista al servicio de los intereses del patrón… Un golpe me dejó inservible el oído izquierdo… fue de un culatazo. Luego, aquel cuartucho y el rumor cercano del río… el costal de yute arrinconado en una esquina… el hambre, el dolor… la inconsciencia…”).

…Y nuevamente el caos, la confusión primigenia… sindicato, policía, soplón, güevudo, represión, consigna, tortura, hambre, sufrimiento, río Lempa… ¿Lempa? La-güe-lem-pe-la-da… Lempalomada… Sí, ya recuerdo perfectamente todo… Soy un ser demencial flotando en el líquido amniótico que se filtra a través de una placenta de yute… En este nuevo parto, mi espíritu lanza el grito de combate… Es la voz que quisieron ahogar, pero se gesta en el silencio… Es la esperanza que se concretiza. Anhelos de libertad total… Justicia que nace de mi muerte y se injerta en un nuevo retoño libertador… Mi voz no muere, el pueblo la recoge… Mis hijos la reciben… y la transmiten… Puedo hundirme en paz…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .