(Este es un post spam… ¿o un tablón de anuncios?)

Bien dicen que el soldado advertido no muere en guerra. Y yo que tiendo tanto a los preámbulos y a las disculpas, que hoy exageré incluso advirtiendo desde el titular… pero ya ve usted, sigo con mi necedad, muy a pesar de lo desaconsejable de mi práctica.

Pero entremos de lleno a la materia.

He pensado en muchas cosas que quiero hacer en 2021. Eso tiene de fondo una convicción personal, por supuesto (¿por qué escribir solo porque sí, sin ninguna dirección, cual escritura automática? Hay que aprovechar el espacio y sobre todo la plataforma). Sobre todo, si se me permite la indiscreción, porque ya me llamaron la atención, o como decimos en El Salvador (y no sé cómo lo dicen en otro lado), ya me jalaron el aire.

Le contextualizo el chisme. Hace meses me quejé de quedarme sin computadora y tiempo después escribí agradecido, porque entre varias personas me hicieron el milagro de conseguir una. Yo, en mi peculiar forma de honestidad, un tanto pesimista y desvergonzada, jamás tuve segundas intenciones al confesar algunos de mis problemas personales, así que debe imaginarse mi asombro, ante la sorpresa de recibir una ayuda de esa clase.

Y bueno, no fue solo la computadora. Y si usted sigue este espacio desde hace tiempo habrá notado la diferencia: ¿cómo es eso que el fulano detrás de ñamfistrofio se queja de problemas de dinero, pero de repente aparece con un nombre de dominio, lo cual en WordPress no es nada barato? Pues bien, aquí entra mi indiscreción. No fui yo. Yo no tengo dinero para eso. Fue un amigo. Uno que, por alguna razón que me sobrepasa, cree en mí más de lo que incluso creo yo.

Su argumento fue aquello de: “Vaya, si vas a hacer algo de verdad, hacelo. Y no me salgás con que no se puede. Te voy a echar la mano”. Y claro, no pude renegar con eso. Lo irresponsable de mi parte es no haber hecho nada hasta el momento. Al menos algún contenido explosivo, que podamos considerar premium. Aunque usted y yo sabemos que crear contenido de calidad no es cualquier cosa. Y además no vivo de esto, por lo que mi dedicación a este espacio es solo cuando tengo tiempo libre.

Pero bueno… me siento con una suerte de obligación personal, con una fuerza moral de hacer todo lo que se pueda, para no desaprovechar la presente oportunidad.

Y yo que había tirado la toalla…

Pues bien, en 2021 se cumplen dos aniversarios que trataré de aprovechar. El primero es que en septiembre se cumplen 200 años de independencia política en estas tierras centroamericanas, por lo que es una gran oportunidad de crear un especial continuo durante todo el año (sobre todo con un enfoque en El Salvador), hasta llegar al Bicentenario. El segundo es que el 10 de junio de 2021 se cumplen 5 años de la existencia de ñamfistrofio. Así que, ¿por qué no aprovechar los manteles largos para crear un buen contenido?

Puede estar seguro de que lo comprenderé si decide dejar de seguir este espacio. Prometer desde ya contenido sobre un tema tan desconocido para el resto del mundo, como los asuntos de mi hermoso país, es algo que sé que no podría ser de un interés general. Eso lo comprendo perfectamente. Pero si decide continuar y apoyar este contenido, acompañándome con sus eventuales visitas durante todo 2021, solo puedo prometerle mi mejor esfuerzo. Es decir, cumplir mi pequeño papel, de ser un salvadoreño que le presente a usted un El Salvador desde el área que mejor sobrelleva: literatura.

Para el desinteresado en este tema será un hiatus o la oportunidad para dejar de seguir este espacio. Pero quizá exista un público a quien le pueda resultar interesante todo esto.

Como confesé hace varios post, en este 2020 me había entusiasmado con muchísimo contenido, para distintas plataformas y en variadas temáticas, el cual se perdió en mi anterior computadora. Pero no se pierde nada con volver a intentarlo, ¿no cree?

Me imagino la pregunta, aunque no sé si a usted le surgió: ¿por qué El Salvador? La respuesta inmediata es que es el tema del que más dominio tengo en mi vida, prácticamente desde mi infancia. Crecí en medio de libros de escritores salvadoreños y espero no sonar pretencioso al respecto: la razón de ese destino es que mi papá también ha sido entusiasta de la literatura e historia salvadoreña, por lo cual desde muy temprano tuve contacto con tantísimos autores locales.

Es un tema con el que siento un profundo amor, pasión y entusiasmo, por lo que creo que vale la pena dedicarme a él los siguientes meses, si la vida también me lo permite (uno puede prometer aquí y ahora, pero nadie sabe nada del día de mañana).

Hay —por supuesto— muchos otros espacios donde se habla de literatura salvadoreña, entre ellos el espacio de mis amigos en Grafomaniacos. Mis otras recomendaciones son La Zebra, Revista Café Irlandés, Revista Culturel y Barracuda Literaria. Estoy seguro de que hay más, pero son los primeros que vienen a mi cabeza.

¿Y si hay tantos por qué mi insistencia? No lo sé: supongo que solo me aferro a una pasión ciega e inexplicable.

No tengo 100 % clara mi agenda 2021, pero tengo en mi cabeza, como una nebulosa entrópica que busca su propia forma redondeada y definida, una línea de contenido que podría resumirse así:

Podcasting

Tengo dos proyectos en el abandono, por los cuales siento mucha inclinación a retomar: uno es el canal de Spotify y el otro es el canal de SoundCloud. En el primero me dediqué a hablar irresponsablemente de cada tema hacia el que me he sentido atraído y en el segundo me he puesto a leer poemas salvadoreños que me gustan. Ninguno de los dos canales tenía un programa o línea definida más allá de lo comentado, pero no pierdo nada con intentar poner un orden en eso.

Si se me permite la confesión, ambos espacios los dejé tirados en su momento, porque nunca me abandonó la sensación de ridiculez. Pero ¿qué más da? Cada espacio posee su propio público y si resulta que encuentro a otros amantes de la literatura salvadoreña y cultura centroamericana, entonces eso será más ganancia para mí: me hará sentir menos solo en este mi rollo.

Creación de videos

Yo NO puedo editar video, NO tengo editor de video (ni computadora con capacidad para edición) y NO tengo desarrolladas las aptitudes necesarias para aparecer frente a una cámara o realizar todo ese proceso que va desde el guion en papel hasta la postproducción. Sin embargo, siento que el recurso audiovisual brinda una experiencia complementaria a la palabra escrita. Y con todo y mis limitaciones quiero hacer mi mejor intento.

Tengo un canal de YouTube (también en el abandono), en el cual solo me dediqué a subir las mismas repeticiones que en los audios de podcast. Pero si uno halla videos narrados en off con solo una imagen fija, unas diapositivas, líneas de memes, o voz de Loquendo, ¿qué pierdo con intentarlo? Además que no solo está youtube: aquí mismo, en este sitio, también puedo comenzar a insertar videos, combinándolos con el contenido de las entradas. Algo inventaré.

Muestras literarias y reseñas

En ñamfistrofio se han presentado muestras de cuentistas salvadoreños, prácticamente desde el principio de la existencia de este espacio. Pues bien, en 2021 ampliaré ese muestrario literario, además que comenzaré a incluir reseñas de obras salvadoreñas que me parecen emblemáticas.

Confesión innecesaria: tengo toda una filosofía personal y autojustificación sobre por qué no escribo reseñas (y basta con que revise todo el sitio, con lo que notará que en casi 300 entradas solo hay uno o dos intentos). Sin embargo, trataré de vencer ese problema mío en 2021.

Sobre otras redes sociales

Como un curioso insaciable, de repente me encontraba probando otras redes sociales, para ver si intentaba algo. Lo peor es ser una llamarada de tusa y dejar, como siempre, abandonados esos espacios. Abrí un canal de Discord, otro en Telegram, una cuenta de Instagram y una fanpage en Facebook. De los cuatro en el único que comencé a publicar como loco fue en Facebook (de hecho, este post irá a parar automáticamente a la fanpage, cuando le dé “publicar”).

En todo este rollo de abrir diferentes redes estaba una motivación de fondo, que sé que para usted será una obviedad, pero que no puedo dejar de repetir: diferentes redes, diferente público, diferentes formatos de presentar con más fortaleza cierta clase de contenido. Por ejemplo, soñaba con poder realizar conversatorios informales en plataformas como Discord o socializar textos en espacios como Telegram. Me asusta pensar que me estaba volviendo más friki de lo necesario en todo este rollo, pero le estoy siendo honesto sobre la finalidad de todos esos espacios.

Entrevistas

Me atrevería a decir que este el reto más grande que deseo asumir para 2021. Lo voy a decir con la brutal honestidad que me caracteriza. Soy un ciudadano común, que no destaca en absolutamente nada y que por consiguiente carece de un mínimo de poder de convocatoria. Y como completo desconocido, que solo publica en un blog perdido en la red, ¿qué probabilidades hay de que alguien del mundo cultural me conceda una entrevista? Pues realmente no lo sé: no lo he calculado matemáticamente. Pero lo voy a intentar y tocaré algunas puertas, para probar suertes.

En el escenario más benevolente podría aprovechar los espacios de podcasting y de creación de video para compartir entrevistas de distinta naturaleza. No pierdo nada con tentar el destino y ver en qué termina todo esto. De prestarse la circunstancia de forma generosa, espero poder compartir un contenido magnífico, del cual pueda sentirme orgulloso y agradecido.

Proyecto Pluma y Ediciones Cuervo Negro

Lo sé, lo sé, estos nombres son lugares comunes (en El Salvador me dirían medio bajeros), pero en su momento fueron así concebidos y me gusta ser fiel a sus orígenes idealistas. Con Pluma me quedé en pausa, porque resulta que me salió un empleo. Era, de hecho, mi salto de fe, ante mi situación laboral. Pero quiero retomarlo al menos poco a poco, tratando de progresar en el camino de manejar un modesto negocio propio.

En cuanto las Ediciones Cuervo Negro, era algo que siempre había soñado y es el hecho de tirarse a la utopía de los pininos editoriales. Pero también quedó en el abandono, porque los marineros que me acompañarían en este viaje abandonaron el barco. NO SÉ si podría zarpar por mi cuenta, pero dejo el spam al aire, como una promesa personal futura y como una inquietud latente que espero poder llevar a buen puerto.

*** *** ***

Si leyó hasta aquí, espero que no me regañe como lo han hecho mis amigos: que quien mucho abarca poco aprieta o que de dónde diablos pienso sacar el tiempo para realizar cada uno de estos proyectos. Pues ni yo sé cómo, pero tampoco es que esté en una carrera contra el tiempo. Cada día tiene su afán.

Estoy consciente de que esto es algo así como un hobby, que aunque me encantaría que fuera mi modo de vida, me conformo con poder llevarlo a cabo, solo porque sí, porque presiento que de alguna forma misteriosa me completa, aunque carezca de importancia en el esquema general del mundo y de las cosas.

¿Sabe qué? Solo hay una cosa que no he enlistado en mis metas para 2021 y es el postergado asunto de pretender publicar un libro (y qué vergüenza venir hablando de eso desde hace cuatro años, y solo para nada). Me entusiasma y a la vez como que no me termino de convencer. Pero dejaré que esos demonios sigan luchando entre sí: aunque suene radical, presiento que si dudo dentro de mí es porque muy en el fondo hay un contundente NO esperándome, el cual debe tener sus poderosas razones que todavía no me atrevo a confrontar.

2 comentarios en “(Este es un post spam… ¿o un tablón de anuncios?)

  1. ¡Genial! Esperaré por esas reseñas y artículos sobre literatura salvadoreña. También espero que insertes tus audios de soundcloud por aquí o avises cuando publiques en dicha plataforma, que los poemas estaban muy bien. Saludos 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .